Aspectos paralingüísticos

3.2 Aspectos paralingüísticos

Según Eliseo Verón, los elementos paralingüísticos comprenden “una serie de variaciones que cumplen, en los medios masivos impresos, un papel análogo a las variaciones sonoras paralingüísticas en la comunicación interpersonal: la bastardilla que indica énfasis; los titulares y su tamaño; la disposición espacial, etc., son recursos gráficos para dar importancia, y en general cualifican un texto de muy diversas maneras”.

Verón, Eliseo, Ideología y comunicación de masas: La semantización de la violencia

Política, Publicado en VV.AA. Lenguaje y comunicación social, Nueva Visión, Buenos Aires, 1971.

Como vimos, la importancia de estos recursos está dada por el hecho de que pueden ayudar (o, por el contrario, obstaculizar) la lectura.

3.2.1.Titulares

 Ver texto de Ceci

 OM (orientación metodológica): les sugerimos releer los materiales de estudio incluidos en:

Veamos +: Link a la bibliografía de la materia.

3.2.2. Tipografías

“El conocimiento de las cualidades de un tipo de letra es de la mayor importancia de cara a los efectos funcionales, estéticos y psicológicos del material impreso”, señala Muller – Borckmann.
La elección del tipo de letra que se empleará en el PPG no debe ser, por lo tanto, un aspecto menor. Para elegir qué tipografía utilizar un elemento a tener en cuenta es si tienen o no serifas.

 Al respecto, la enciclopedia Wikipedia señala: “Una forma de clasificar las letras es según tengan o no «serifas». Se entiende por serifas, o remates, las pequeñas líneas que se encuentran en las terminaciones de las letras, principalmente en los trazos verticales o diagonales. La utilidad de las serifas es facilitar la lectura, ya que estas crean en el ojo la ilusión de una línea horizontal por la que se desplaza la vista al leer.
Las letras sin serifas o de palo seco, son aquellas que no llevan ningún tipo de terminación; por lo general son consideradas inadecuadas para un texto largo ya que la lectura resulta incómoda pues existe una tendencia visual a identificar este tipo de letras como una sucesión de palos verticales consecutivos.
Por esta razón, las letras con serifas (llamadas también romanas) se utilizan en los periódicos, revistas y libros, así como en publicaciones que contienen textos extensos. Las letras sin serifas o palo seco son usadas en titulares, rótulos, anuncios y publicaciones con textos cortos de estilo valiante.
Ante la aparición de los medios electrónicos, las letras de palo seco se han convertido también en el estándar para la edición en la web y los formatos electrónicos ya que por la baja resolución de los monitores las serifas terminan distorsionando el tipo. Esto se debe a que las curvas pequeñas son muy difíciles de reproducir en los píxeles de la pantalla”.

Veamos +: http://es.wikipedia.org/wiki/Tipograf%C3%ADa

Sobre el tamaño de la tipografía,  Muller – Borckmann indica: “El material impreso en formato normal se lee habitualmente a una distancia de 30- 35 cm. El tamaño de los tipos debe calcularse para esa distancia. Letras muy grandes o muy pequeñas se leen con esfuerzo. El lector se cansa antes”.

Dado que la tipografía forma parte de la identidad del producto  es que no puede haber variaciones de tipografías en las distintas páginas.

Para indagar más acerca del tema y buscar ejemplos de tipografías:

Veamos + : http://www.tipografias.org/
Veamos +: http://www.dafont.com/es/

3.2.3. Letra capital

Es un recurso que utilizan algunos medios para resaltar la letra con la que empieza una nota.

Por ejemplo: un diario que utiliza este recurso es El Alfil.
Veamos +: http://diarioalfil.com.ar/

3.2.4.  Foliación

Este ítem hace referencia al número de las páginas.

3.2.5.  Columnas

“La anchura de columna no es sólo una cuestión de diseño o de formato – dice Muller – Borckmann y agrega: también es importante plantear el problema de la legibilidad. Un texto debe leerse con facilidad y agrado. Esto depende, en última instancia, del tamaño de los tipos de letra, de la longitud de las líneas y del interlineado entre éstas. (…)

Cualquier dificultad en la lectura significa pérdida de comunicación y capacidad de retener lo leído.

Al igual que las líneas demasiado largas, las demasiado cortas también fatiga. El ojo siente las líneas largas como algo pesado, porque hay que emplear demasiada energía en mantener la línea horizontal a gran distancia del ojo; en la línea demasiado corta, el ojo es obligado con demasiada rapidez a cambiar de línea. También esto requiere, a su vez, gasto de energía.

El ancho de columna adecuado crea las condiciones para un ritmo regular y agradable, que posibilita una lectura distendida y por completo pendiente del contenido.”

Este autor sugiere que “para un texto de alguna longitud debe haber por término medio siete palabras por línea”.

Tomando como parámetro entre 7 y 10 palabras se puede establecer, entonces, el ancho de columna adecuado.


3.2.6. La diagramación de noticias

Veamos más: http://www.ull.es/publicaciones/latina/a1999c/136kevin.htm

3.2.7.  Interlineados

Se llama interlineado al espacio existente entre una línea de texto y otra, se mide desde la línea base de cada una de las líneas del texto y en cíceros o picas al igual que el cuerpo. El interlineado también afecta al color e incluso la percepción del tamaño del cuerpo del tipo. Un mismo cuerpo de letra parecerá más pequeño cuanto mayor sea el interlineado y al revés. (…) Revisar la cita.

3.2.8. Medianil

Es el espacio en blanco que media entre dos columnas.

3.2. 9. Espacios en blanco

En el diseño de productos gráficos, tanto digitales como en soporte papel, los espacios en blanco son tan importantes como aquellos ocupados por textos y/o imágenes.
Así como una buena elección de los interlineados y un buen ancho de columna permiten una lectura ágil, el correcto uso de espacios en blanco, también.
Comparemos estas dos imágenes. ¿Cuál te invita más a la lectura?

Por ejemplo:  el primero es  la primera tapa del diario La Razón, que comenzó a editarse en 1905; el segundo, corresponde a la tapa del diario La Nación, del 24 de septiembre de 2012.

Un punto a destacar son los márgenes, es decir, los blancos que quedan entre los bordes de una página y el espacio designado para los textos y/o imágenes.

Tendríamos que capturar una pantalla y mostrar todos estos recursos